sábado, 29 de noviembre de 2014

37. "No te sientas pequeña. Yo te siento grande, inmensa, hermosa, buena." Alicia Pérez Gil



De verdad que me siento muy afortunada de tener los amig@s que tengo porque en momentos no tan buenos siempre salen a echar un cable o una mano o un abrazo o unas preciosas palabras de ánimo. 

Alicia Pérez Gil ha sido una fuente de inspiración constante desde que inicié mi blog hace ya un par de años. Siempre constante, trabajadora, incansable. A veces, la siento cansada y abatida porque ser escritora en este mundo no es nada fácil pero ella sigue ahí luchando por hacerse un hueco, por alzar su voz alta y clara, por cumplir sus sueños. Y sé que lo va a conseguir. Un día será tan famosa que tendrá una enorme lista de groupis esperándola para que les firme uno de sus libros con una dedicatoria la mar de mordaz y ocurrente, tal y como es ella. Y yo espero que me contrate como asistente y me retire de mi profesión. ;-)


Me resulta difícil explicar la conexión que me une a ella. Jamás nos hemos visto cara a cara pero sé que está cerca, mucho más próxima que mucha gente que está físicamente a mi lado. A veces, parece que no esté pero, cuando menos te lo esperas, aparece con un gran abrazo virtual, con esa sonrisa suya que llena de luz cualquier momento de " A la mierda, dejo de escribir." Y ella toca a tu puerta y te recuerda que no eres pequeña, que puedes hacer grandes cosas. 

Hace unas semanas tuve uno de esos momentos. Un instante de cuestionarme mi destino, de preguntarme qué narices tenía deparado para mí el universo. Me sentí diminuta y triste porque la vida real no es nada bonita. A veces es muy cruel y me exige una fortaleza que no siempre soy capaz de encontrar. Pero allí estaba Alicia con uno de los regalos más bonitos que nadie me ha podido hacer: Una entrada en su blog, unas palabras que me llegaron directamente al corazón y me hicieron encontrar la fuerza perdida. 

LOS VIERNES, UNA MANO: PARA E. PARA TODAS LAS E. PARA TODOS LOS E.
Los viernes suelo tener tiempo y pocas ganas. Así que los viernes los voy a dedicar a decir a otros algunas cosas que creo que alguien debió decirme a mí.
Querida E.
Sentirse pequeño es inevitable en ocasiones. Porque el mundo es grande, la vida es larga y nos equivocamos a menudo. Sentirse pequeño es inevitable porque nos han dicho que esto de vivir es una cuestión de cantidades y tamaños. Si uno tiene el tamaño adecuado, quizá reciba una cantidad justa de amor. Si uno tiene las ideas adecuadas, quizá reciba la cantidad adecuada de amor. Si uno tiene el descaro, la simpatía o la suerte adecuadas, quizá reciba ese amor.
Sentirse pequeño, abandonado y solo es, a veces, una seña de identidad. A veces uno se reconoce en la pequeñez, el abandono y la soledad porque lo ha vivido tantas veces que termina por creer que es lo que le corresponde.
Sentirse pequeño es negar la propia grandeza.
Las personas pequeñas no hacen que nazcan hadas de las yemas de sus dedos, no abren ventanas para que los demás vean el mundo a través de ojos nuevos. Las personas pequeñas no reconocen al tacto la magia de los libros.
Sentirse pequeño es ser pequeño.
No hay nada más grande que dedicarse las canciones de amor. Todas las canciones de amor. Cántate una canción de amor. Una de E. para E.
Sentirse abandonado es como abandonarse y no irás a ningún sitio sin ti.
Sentirse solo es encerrarse y el mundo está fuera.
Ese mundo duro, que corta, que no entiende, que da mucho frío o mucho calor.
Es ahí donde estamos los que sentimos en las mejillas el aleteo de tus hadas, los que miramos a través de tus ventanas.
Sentirse pequeño es inevitable en ocasiones, pero no te sientas pequeña. Yo te siento grande, inmensa, hermosa, buena.
Yo no me rindo. No te rindas tú.
Alicia Pérez Gil 

Mi querida Alicia, no me rindo. Me siento grande, inmensa, hermosa, buena. Vuelvo a escribir, vuelvo a encontrar las palabras encadenadas que había perdido. Pronto habrá noticias y serán buenas. 

Mis queridos lectores no dejéis de visitar el universo de Alicia Pérez Gil y no dudéis en comprar su obra de cabecera: Inquilinos, no os defraudará. 

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. 


lunes, 10 de noviembre de 2014

3. HIDDEN FAIRIES (HADAS ESCONDIDAS)

Las Hidden Fairies nacen de un encargo. Lo único que me piden es que tenga hadas y poco más. A veces, cuando tienes libertad, la dificultad aumenta porque no tienes nada en lo que inspirarte. Así que decidí investigar sobre las hadas y di con unas siluetas que me llamaron mucho la atención. Decidí carvarlas y convertirlas en sellos. Este fue el resultado tras varias horas de trabajo:  


Por otro lado había comprado unos papeles acuarelables nuevos y quería asegurarme de que podían resistir ciertas técnicas. Estuve jugando con combinaciones de tintas y sal y me encantaron los lienzos finales. Así que decidí unir las hadas con los lienzos y así nacieron las Hidden Fairies: 


Usé una encuadernación muy sencilla porque ya son suficientemente llamativas como para sobrecargarlas con algo más complejo. Una lazada al lado y ya está. 


Una de las dificultades con las que me he encontrado es que los papeles eran poco flexibles y al doblarlos no quedaba del todo bien. Para restaurar esas partes, distresé el lomo de las libretas. 
Y estas son mis Hidden Fairies: 



2. CUADERNO DE NOTAS STEAMPUNK

Todo profesor necesita un cuaderno de notas que es como una extensión de la persona mismo y este año he decidido cambiar de estilo. Durante dos años seguidos he sido fiel a las Gorjuss y este curso tocaba renovarse. Durante el verano he descubierto el steampunk y el estilo me ha fascinado: decadente y victoriano, moderno y misterioso. Decidí investigar sobre el estilo steampunk en el scrap que parece ser una tendencia que está entrado con fuerza últimamente y hacer mi cuaderno de notas para este curso 2014-15. Los retos que se me presentaron fueron:


1. La practicidad y el peso del cuaderno en sí

2. Qué técnica utilizar

3. Había colecciones de papeles que pudiera utilizar

4. Y sobretodo que me durara todo el curso, ya que es un objeto que se utiliza constantemente.

Partí de cero y utilicé cartones y anillas para hacer la estructura.






Lo forré con tela de lino y pegué papeles a los que había hecho embossing con las fundas de Tim Holz y le di a todo un par de capas de gesso. Luego le pegué los engranajes troquelados de la colección de Prima para Big Shot que me envió una de mis mentoras Montse Gómez Yera y le volví a dar un par de capas con gesso. Una vez se secó el gesso le pegué algunas tuercas, botones y demás tornillería y volví a darle otra capa de gesso.




Ahora venía el momento de las tintas y utilicé las Dylusions de Ranger. Supercontenta estaba yo con el resultado que se me cayó el alma a los pies cuando vi que las tintas se diluían y la intensidad se desvanecía. ¿Qué había hecho mal? Inicié mi investigación y pregunté a las grandes sabias (Ruth Bernal y La Reina Limonera) y averigué que dependiendo del gesso que utilices (si es muy líquido)absorbe las tintas que uses. Y bueno como nunca te acuestas sin saber nada nuevo me sentí más tranquila por unos breves momentos. Hasta que a mi mente acudió la siguiente duda: ¿Y ahora cómo lo soluciono? Decidí poner un par de capas de pasta de modelar que parecía más sólida y consistente y volvía a poner las tintas. Y sí, gasto de energía y de tintas, pero no había más. La intensidad se mantuvo aunque mi aventura no había acabado.




Aunque estaba satisfecha del resultado las tintas no se fijaron permanentemente. Había partes que cuando las tocabas te manchaban. Maria de Bámbola me sugirió que le pusiera un spray fijador y así lo hice. Encontré uno satinado y di una capa protectora a la portada.



Y ya sólo queda el interior. 


y los separadores de las diferentes secciones del cuaderno de notas.


Y el resultado final!!



1. COSIDO COPTO


En esta primera entrada me gustaría mostraros mi primer acercamiento al cosido copto. Es una de las encuadernaciones más antiguas. que conocemos. Data del s. III o  IV a.c. y proviene del antiguo Egipto. Se trata de unir una serie de cuadernillos con hilo en cadeneta y no se precisa ningún tipo de adhesivo para montar el lomo ya que el hilo queda a la vista. Personalmente me gusta porque al abrirse las tapas completamente se pierde poca superficie útil. 
Aunque parece una encuadernación de lo más complicada, una vez que se consigue automatizar los pasos, es de lo más sencillo. Tanto, que se puede hacer con los ojos cerrados. Yo la aprendí de David de Ankadu en un taller de encuadernación que impartió en un centro cívico de Reus. 
Esta primera libreta que comparto es la que realicé en dicho taller y me quedó preciosa. Las tapas están forradas con papel de la colección Lost & Found Two by Jen Allyson de My Mind's Eye. Así como también los separadores de los cuadernillos en el interior de la libreta. Elegí el hilo anaranjado para combinarlo con la rosa del frontal. 


Y tras ella... le pillé el gustillo al cosido copto, me perpetré de tela del IKEA y aquí está el resultado:


versión 1


versión 2


versión 3