sábado, 29 de noviembre de 2014

37. "No te sientas pequeña. Yo te siento grande, inmensa, hermosa, buena." Alicia Pérez Gil



De verdad que me siento muy afortunada de tener los amig@s que tengo porque en momentos no tan buenos siempre salen a echar un cable o una mano o un abrazo o unas preciosas palabras de ánimo. 

Alicia Pérez Gil ha sido una fuente de inspiración constante desde que inicié mi blog hace ya un par de años. Siempre constante, trabajadora, incansable. A veces, la siento cansada y abatida porque ser escritora en este mundo no es nada fácil pero ella sigue ahí luchando por hacerse un hueco, por alzar su voz alta y clara, por cumplir sus sueños. Y sé que lo va a conseguir. Un día será tan famosa que tendrá una enorme lista de groupis esperándola para que les firme uno de sus libros con una dedicatoria la mar de mordaz y ocurrente, tal y como es ella. Y yo espero que me contrate como asistente y me retire de mi profesión. ;-)


Me resulta difícil explicar la conexión que me une a ella. Jamás nos hemos visto cara a cara pero sé que está cerca, mucho más próxima que mucha gente que está físicamente a mi lado. A veces, parece que no esté pero, cuando menos te lo esperas, aparece con un gran abrazo virtual, con esa sonrisa suya que llena de luz cualquier momento de " A la mierda, dejo de escribir." Y ella toca a tu puerta y te recuerda que no eres pequeña, que puedes hacer grandes cosas. 

Hace unas semanas tuve uno de esos momentos. Un instante de cuestionarme mi destino, de preguntarme qué narices tenía deparado para mí el universo. Me sentí diminuta y triste porque la vida real no es nada bonita. A veces es muy cruel y me exige una fortaleza que no siempre soy capaz de encontrar. Pero allí estaba Alicia con uno de los regalos más bonitos que nadie me ha podido hacer: Una entrada en su blog, unas palabras que me llegaron directamente al corazón y me hicieron encontrar la fuerza perdida. 

LOS VIERNES, UNA MANO: PARA E. PARA TODAS LAS E. PARA TODOS LOS E.
Los viernes suelo tener tiempo y pocas ganas. Así que los viernes los voy a dedicar a decir a otros algunas cosas que creo que alguien debió decirme a mí.
Querida E.
Sentirse pequeño es inevitable en ocasiones. Porque el mundo es grande, la vida es larga y nos equivocamos a menudo. Sentirse pequeño es inevitable porque nos han dicho que esto de vivir es una cuestión de cantidades y tamaños. Si uno tiene el tamaño adecuado, quizá reciba una cantidad justa de amor. Si uno tiene las ideas adecuadas, quizá reciba la cantidad adecuada de amor. Si uno tiene el descaro, la simpatía o la suerte adecuadas, quizá reciba ese amor.
Sentirse pequeño, abandonado y solo es, a veces, una seña de identidad. A veces uno se reconoce en la pequeñez, el abandono y la soledad porque lo ha vivido tantas veces que termina por creer que es lo que le corresponde.
Sentirse pequeño es negar la propia grandeza.
Las personas pequeñas no hacen que nazcan hadas de las yemas de sus dedos, no abren ventanas para que los demás vean el mundo a través de ojos nuevos. Las personas pequeñas no reconocen al tacto la magia de los libros.
Sentirse pequeño es ser pequeño.
No hay nada más grande que dedicarse las canciones de amor. Todas las canciones de amor. Cántate una canción de amor. Una de E. para E.
Sentirse abandonado es como abandonarse y no irás a ningún sitio sin ti.
Sentirse solo es encerrarse y el mundo está fuera.
Ese mundo duro, que corta, que no entiende, que da mucho frío o mucho calor.
Es ahí donde estamos los que sentimos en las mejillas el aleteo de tus hadas, los que miramos a través de tus ventanas.
Sentirse pequeño es inevitable en ocasiones, pero no te sientas pequeña. Yo te siento grande, inmensa, hermosa, buena.
Yo no me rindo. No te rindas tú.
Alicia Pérez Gil 

Mi querida Alicia, no me rindo. Me siento grande, inmensa, hermosa, buena. Vuelvo a escribir, vuelvo a encontrar las palabras encadenadas que había perdido. Pronto habrá noticias y serán buenas. 

Mis queridos lectores no dejéis de visitar el universo de Alicia Pérez Gil y no dudéis en comprar su obra de cabecera: Inquilinos, no os defraudará. 

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. 


No hay comentarios: