lunes, 27 de agosto de 2012

18. Sobre madres e hijas: Cortando el cordón.



Me fascina el mundo celta. Todo él: desde los druidas hasta los tartanes, desde películas como Rob Roy, Braveheart o Robin Hood hasta la música de grupos como Lúnasa, Clannad, Capercaillie, The Chieftains, Loreena Mckennitt, Enya et al. Incluso mi figura histórica favorita pertenece a la cultura celta y no es otra que Boudica, reina guerrera de los icenos que se enfrentó valerosamente a los romanos que estaban conquistando las islas. Puede que en otra vida fuera una guerrera celta, una princesa poderosa con arco y flechas que luchara por la libertad de su pueblo. Así que cuando me enteré de que Pixar había creado a Brave no cabía en mí de gozo. Porque otro de mis intereses es la animación que cada día es más espectacular y más real. En un futuro cercano no harán falta actores reales!! O eso es, al menos, lo que yo creo.(Y si no mirad el pelo de Mérida!!)


La combinación perfecta: mundo celta y mundo Pixar. ¿Qué más podía pedir? Sí, una cosa, la traducción al castellano de la película. ¿Desde cuándo alguien brave es indomable? ¿Supone un problema tan grande que una chica sea valiente o valerosa que tiene que ser "indomable"? Ya se hace una lectura moral sobre el comportamiento de la chica antes incluso de que empiece la película. Y, sin embargo, Brave es una película para chicas. Los hombres que aparecen son una excusa, unos secundarios para hacer bulto (y mira que salen!!) pero se subraya el poder matriarcal tradicional de la cultura celta, donde las mujeres lograron la igualdad y se convirtieron en grandes guerreras y líderes que gobernaban los clanes con mano de hierro. Así que chicos, os aviso de antemano que ES UNA PELI PARA CHICAS!! :-P y es probable que no salgáis del cine tan entusiasmados como yo porque la disfruté como una niña en un parque de atracciones. 
Brave narra la historia de Mérida, una princesa celta adolescente que es el ojito derecho de su padre y un dolor de cabeza para su madre. Joven activa aficionada al arco y las flechas que tiene a un caballo como su mejor amigo y que odia comportarse como tienen que comportarse las princesas. Vaya, que la muchacha no está dispuesta a acatar las reglas fácilmente y mucho menos un matrimonio por tradición. En ese punto la relación entre Mérida y su madre se rompe. No se escuchan, ni se respetan y Mérida hace algo de lo que se arrepentirá casi de inmediato por cambiar su destino y a su madre. Pide un hechizo a una bruja para cambiar a su madre y digamos que las cosas no salen como Mérida esperaba: Su madre cambia, claro que cambia... Se convierte en un oso!

¿Y por qué en un oso? En el mundo celta el oso se relaciona directamente a la fuerza guerrera pero también se conecta a la Gran Madre con forma de luna (Osa, más conocida en el mundo celta como Artio).Tampoco pienso que el corto que abre la película sea una casualidad donde tres generaciones de barrenderos lunares se unen para barrer las estrellas que caen en la luna. Los tres tienen una manera de ver el mundo, una manera especial de trabajar. El abuelo y el padre intentan que el pequeño trabaje como ellos pero al final el nieto e hijo es capaz de encontrar su propia voz, su manera de colocarse la gorra, su forma de trabajar. La antesala perfecta a la historia de Brave.


Brave trata sobre las relaciones entre madres e hijas, de cómo unas intentan educar a sus hijas a su imagen y semejanza y las otras intentan encontrar su propio camino, su propio destino lejos de sus madres. Me recordó un poco a la relación con mi madre, de cómo llegó a ese momento crítico en que ninguna de las dos no nos escuchábamos porque estábamos seguras de que ambas teníamos la razón. Tras superar el conflicto ambas nos comprendemos mejor, respetamos nuestros espacios y hasta nos queremos más.


Brave trata sobre ese momento en el que se tiene que romper el cordón umbilical, donde la niña ya no es una niña, es una mujer independiente que necesita encontrar su propio destino que no necesariamente debe ser el que le marca su madre como el correcto. Elinor cree que Mérida tiene que casarse mientras que Mérida le muestra que es una guerrera valiente que tiene derecho a elegir su vida. Colocadas en  su perspectiva del mundo y el orgullo son incapaces de ver a la otra, de entender los motivos que hay detrás de  cada elección. El hechizo y sus consecuencias las saca del rol de madre e hija y las transporta a una misma situación de igualdad donde son capaces de verse por primera vez. Y es entonces cuando ambas recuerdan los lazos que las atan (la imagen del tapiz roto es bastante gráfica) pero aprenden que necesitan deshacer los antiguos lazos, para crear un tapiz nuevo con el que construir una relación más sana y feliz. Conocerse es la mejor opción para mejorar su relación. La aventura fortalece su relación porque se ven la una a la otra, se entienden mejor, se respetan y desde el respeto mutuo fundan una nueva mejor y profunda relación.
 


Sobre el oso en la mitología celta: 

2 comentarios:

María Genérica dijo...

Es muy interesante cómo Pixar ayudó a Disney a reinvindicarse respecto a sus películas pasadas, donde se daba una configuración errónea de lo que debían ser las mujeres (princesas) y los hombres (héroes). Sin duda disfruto de los films de Pixar, son entretenidas, cuentan con moralejas, animación de calidad... Estoy con muchas ganas de ver está cinta, gracias por la revisión :) Saludos

Érie Bernal dijo...

De nada María!! Tienes toda la razón: Pixar ha ayudado a la animación a salir de estereotipos pasados de moda y acartonados. Muestra al espectador que un cambio de roles es posible!! Me alegro haberte podido ayudar. Saludos!!