lunes, 27 de enero de 2014

34. Sangue Sabur: La piedra de la paciencia


Según la mitología persa una sangue sabur o piedra de la paciencia es una piedra con poderes mágicos al que uno le explica todo aquello que no se atrevería a explicarle a nadie más: sus desgracias, sus sufrimientos, sus secretos... Esta piedra escucha y guarda todo lo explicado hasta que un día, cuando ya no puede guardar nada más, explota y en ese día, uno queda liberado de todo sufrimiento. Yo he sido sangue sabur muchas veces. Dicen que sé escuchar. He explotado algunas veces y he liberado a otros de su sufrimiento. Yo también he necesitado de otras sangue sabur y también han explotado y me han liberado. 
"La piedra de la paciencia" es uno de esos grandes pequeños libros que todo el mundo debería leer. Me recordó a "Cinco horas con Mario" de Delibes. En ambas historias el monólogo de una mujer repasa su vida ante su marido yacente e inerte: sus vidas, sus personalidades, sus conflictos...  La protagonista de "La piedra de la paciencia" convierte a su marido (en coma por una absurda pelea en el frente) en su propia sangue sabur y le explica todos sus secretos. El escenario es una habitación en un barrio en primera línea de fuego en Afganistan y su monólogo se ve interrumpido por las constantes visitas del Mullah, las bombas que caen, los registros de los soldados, la llamada de atención de sus niñas, la necesidad de buscar los medicamentos para su marido... Pero, extrañamente, esas interrupciones son burbujas de aire para la protagonista que necesita salir de la atmósfera viciada que se crea en la habitación donde reposa su marido. 
La historia es una historia catártica. Va subiendo de intensidad lenta pero sin pausa. Al principio; la mujer cansada, sufrida, frustrada se siente perdida ante lo que sucede. Se irrita con facilidad, la situación le supera. Todo hubiera sido más fácil si hubiera muerto. ¿Quién puede vivir con una bala en el cuello? Le pregunta a su marido que no puede contestarle. Ella no estaría allí atrapada si él hubiera muerto. ¿O tal vez sí? Uno de los hermanos del marido la hubiera desposado y se la habría llevado de aquél lugar. La hubieran encarcelado en vida una vez más. ¿Y quién no se ha sentido así alguna vez? Pensando que hubiera sido mejor cualquier otra situación porque en la que nos encontramos, nos supera. Creo firmemente que todo lo que nos sucede, sucede por algo. Hay algún motivo que aparentemente no se nos desvela oculto en cada cosa que nos sucede, en cada persona que conocemos. Sólo hay que saber mirar y esperar y al final se nos desvela como una revelación mística. Confiar y seguir luchando. Las fuerzas salen siempre de donde menos se las espera. Y así es cómo la mujer sigue hablando y fortaleciéndose con su sangue sabur en pos a una liberación que no sabe si ocurrirá. 

A medida que la historia se va desarrollando, la esposa se va reconciliando con sus secretos. Los confiesa y el hecho de verbalizarlos, la empondera. Así le habla a su marido de su padre y el asesinato de su codorniz favorita, de sus sentimientos en el compromiso y en la boda donde él, ausente, seguía siendo un héroe en el frente, su insatisfacción con él en la cama, cómo aprendió a darse placer sola, cómo le estaba enseñando a un joven soldado tartamudo a ser un buen amante... Todos sus secretos más oscuros van saliendo poco a poco y ella es cada vez más fuerte, más segura, más auténtica. El marido parece no inmutarse pero ella sabe que la está escuchando. Aún así hay un secreto que no parece atreverse a desvelar. La protagonista va encontrando su centro con su discurso. Es un poco lo que me pasa a mí con este blog. Escribiendo parece que todo se va recolocando y me siento más en paz conmigo misma. Encontrar mi centro para ser más yo, más auténtica. Mi blog es mi sangue sabur. Algún día estallará y ya no será necesario porque ya me habré liberado. 

Y sucede. El gran secreto es desvelado y su sangue sabur estalla: su marido abre lo ojos. El final creo que merece la pena que lo descubráis por vosotros mismos. La catarsis última, la liberación de todo sufrimiento:
"La mujer vuelve a abrir lentamente los ojos. 

El viento se levanta y hace volar por encima de su cuerpo a los pájaros migratorios."
Sin duda una gran historia. Personajes sin nombre en un lugar concreto que hace a personas con nombre de cualquier lugar inconcreto dar el primer paso hacia la verdadera esencia del Ser. 


"Puedo hacer cualquier cosa contigo. Puedo hablar sobre cualquier cosa que se me ocurra. Mi piedra de la paciencia. Vives para liberarme de mi sufrimiento."
PS: La película es también excepcional. Como el libro... Altamente recomendable.  

3 comentarios:

Píramo dijo...

Un "Cinco horas con Mario" a lo oriental. Tiene buena pinta. Es curioso el signo de los tiempos. Hoy un "sangue sabur" puede ser cualquier anónimo internauta parapetado tras su blog multiplicando sus secretos hasta confines insospechados,ante miles de piedras digitales atentas a sus pantallas. Da lo mismo. El caso es contar.

Nan dijo...

Hola!
Muuuy interesante tu entrada, me quedo con ganas de leer el libro y de ver la película.
Al ver el trailer, recordé levemente un libro que me gustó muchísimo "Mil soles espléndidos", que tendrá su película el año que viene.
Un saludo!

Érie Bernal dijo...

Píramo sin duda es un buen libro. Hoy hay el deseo de contar, comunicar... en resumidas cuentas... de ser visible.

Nan miraré ese libro que recomiendas! Me alegra que te gustara la entrada.